Je réserve

El mar Mediterráneo

A lo largo del Mediterráneo se suceden casi 50 km de playas de arena fina, estaciones balnearias y espacios naturales. Cada una de las estaciones le ofrece un ambiente especial y una amplia gama de actividades. Hay para todos los gustos: deportes náuticos, actividades en el mar, senderismo...

Cambie de escenario gracias a los carriles bici o a las conexiones en barco. Pase de las míticas playas de los Chalets a Gruissan, a las playas familiares, a las playas salvajes formadas por las dunas...

Los amantes de la naturaleza estarán encantados con el descubrimiento del Parque Natural Regional de la Narbonnaise en el Mediterráneo. Esta zona rica en biodiversidad alberga una flora y una fauna excepcionales, espacios naturales y pueblos típicos del Languedoc donde se ha conservado el saber hacer.

Las inmensas playas del Aude están hechas para tomarse su tiempo y ¡aprovecharlas!
Incluso en pleno verano, siempre tendrá espacio!

Sea cual sea su preferencia, encontrará la playa que necesita: playas familiares con animación y en las que se puede caminar mucho, playas de "cabañas de paja" y restaurantes efímeros en los que tomar una copa o disfrutar de una mariscada mientras se relaja con los pies en el agua, playas salvajes en las que creerá estar en el fin del mundo o, por el contrario, playas en el corazón de los complejos turísticos, para los que no quieren caminar demasiado...

Y por supuesto, la mítica playa, la de los chalets de Gruissan, en la que se inspiraron los cineastas como en la película "37,2° de la mañana".

En el mar o en los estanques, la Narbonnaise y sus 200 días de viento al año es conocida por estar clasificada entre los mejores spots de windsurf, funboard y kitesurf del mundo... ¡ideal para los aficionados al deslizamiento! ¿Prefieres la tabla o la cometa? ¿Principiante o kitesurfista experimentado?

No importa, ¡hay 12 spots esperándole para divertirse todo el año! Cursos y escuelas, alquiler de material, hay para todos los gustos.

Esquí acuático, jetski, raptor, flyfish, boya remolcada, hoverboard, flyboard, y otros skyfly... para los de buen corazón, ¡sensaciones garantizadas a lo largo de nuestras playas!

A pocos metros de las playas, paisajes a veces insospechados esperan al visitante enamorado de la naturaleza y de los grandes espacios. Se conoce poco, pero es uno de los raros parajes naturales conservados, con tanta biodiversidad, en el litoral mediterráneo. El lido de largas playas de arena separa una cadena de estanques que forman las lagunas.

Pantanos, salinas activas y pequeños centros de deportes náuticos jalonan este territorio aún salvaje, que se puede descubrir a pie, en bicicleta o a caballo. Numerosos paseos señalizados a través de pinares y garrigas atraviesan la zona de la Narbonnaise.

Los Circuitos del Patrimonio, que son senderos de interpretación, los macizos de la Clape que se asoman al mar, la Grande Randonnée que rodea el Golfo Antiguo, el Sentier Cathare que parte de Port-la-Nouvelle, ¡la elección es amplia! ¡El 56% del territorio del Parque Regional forma parte ahora de la red Natura 2000!

El Mediterráneo en el Aude no es sólo largas playas de arena para los turistas, sino también oficios y tradiciones que perduran: pesca de anguilas en el estanque de Etang de Bages o pesca en el mar, pesca de doradas, curricán, pesca con palangre, nasas para pulpo, redes o trampas, criaderos de ostras, sauneros, carpintería marina...

Tantas oportunidades para descubrir el trabajo de estos hombres y mujeres y degustar los productos resultantes directamente de su trabajo!